domingo, 22 de junio de 2014

Ribera del Guadarrama y Dehesas de Romanillos y Boadilla


Sencillo y agradable paseo, sin complicaciones técnicas, por la vereda del río Guadarrama y las dehesas de Romanillos y Boadilla.


La ruta se inicia en Boadilla del Monte junto al Palacio del Infante Don Luis desde donde nos dirigimos al Sur hacia el cementerio, atravesamos las vías del Metro Ligero y cogemos la Vereda de la Mora rodeando la Ciudad Financiera.

Tras pasar el parque del Arroyo de Los Majuelos, bordear la Veguilla y cruzar por encima de la M-511 comenzamos la subida a la Urbanización El Bosque.

Al llegar a la urbanización cogemos la primera calle que encontramos de frente y comenzamos a bajar, acabandose a los pocos metros la calle y metiéndonos por un sendero paralelo a un arroyo que cruza de Este a Oeste El Bosque. Al acabar el sendero se cruza la calle y entramos en el Parque regional del curso medio del río Guadarrama.


Se coge a la izquierda por los caminos que bajan hacia el río, primero recorriendo el Arroyo de Valenoso y luego torciendo a la derecha en dirección Norte por el Camino de las Huelgas. Aquí transitamos por la vereda del río Guadarrama entre chopos, fresnos y mimbreras, y por la dehesa que lo rodea con grandes y espectaculares pinos, encinas, jaras y retamas.

Se pasa por debajo del puente de la carretera M 513 y continuamos hacia el Norte por el Camino de la Vega, bordeando la Dehesa de Romanillos. Después de 8 kilómetros de llanear por la vereda del Guadarrama en dirección Norte se llega a la carretera M 503, por la que pasamos al otro lado del río y girando a la derecha nos dirigimos a la urbanización La Mocha Chica, donde podemos abastecernos de agua en una fuente del parque o tomar un refresco en sus bares.

Continuamos ahora hacia el Suroeste, pasando de nuevo la M 503 y bajando hasta el Río Aulencia, que cruzamos por un puente de madera y llegamos hasta el Castillo de la Mocha o de Villafranca.

Se sigue en dirección Sur bordeando el Guadarrama por una amplia pista hasta llegar a la M 513, donde encontramos un precario puente hecho de retales de madera, pasando al otro lado del río Guadarrama para volver a coger unos metros el Camino de la Vega hasta el Camino de Romanillos por donde se asciende, cruzando la Dehesa de Romanillos, hasta Las Lomas.


La Dehesa de Romanillos es un bonito bosque de encinas y pinos situado al oeste de Boadilla del Monte, actualmente coto de caza. Es propiedad de la sociedad Romanillos SA, a su vez propiedad de Jacobo Hernando Fitz-James Stuart y Gómez, Duque de Berwick y tío de la Duquesa de Alba. Esta sociedad ha adoptado medidas encaminadas a impedir el paso por los terrenos, desde guardas a carteles coercitivos, anunciando que la propiedad es privada. Finalmente valló la finca, cerrando con una puerta con candado el paso al camino de Romanillos.

Gracias a la labor de la Asociación de Amigos de los Caminos y de Ecologistas en Acción que presentaron denuncia ante los dos ayuntamientos de la zona y llevaron por la vía judicial la reclamación de la usurpación y la clausura de vías públicas que estaba ocurriendo, los juzgados han emitido un Auto en el que se reclama a la Guardia Civil de Boadilla del Monte que "proceda a la paralización y precinto” de las obras y también se pide al Ayuntamiento de Boadilla del Monte que “concrete el espacio público ocupado” y proceda a recuperarlo.

Es de especial interés rodar por los caminos de la Dehesa de Romanillos, para demostrar el uso público de estos.


Tras entrar el la urbanización por el Arroyo Del Calabozo, bordearla por un parque y cruzar callejeando el resto de Las Lomas pasamos el puente sobre la M 50, torcemos en la rotonda kitsch del "oso gominola verde" y bajando unos metros por la M 516 se entra en el Monte de las Encinas y en la Dehesa de Boadilla, recorriendola en dirección Sur hasta el Palacio del Príncipe Luis, el punto inicial de la ruta.

Distancia total : 41.879 Km
Desn. de subida acumulado: 521.57 m
Desn. de bajada acumulado: 512.57 m
Altura máxima : 739.2 m
Altura mínima : 577.2 m

Grado de Dificultad: Fácil
IBP 38

Ver el track en 


viernes, 20 de junio de 2014

Senderos de Cercedilla, Camorritos y La Fuenfria


Una de mis zonas predilectas para el verano, magníficos senderos, paisajes espectaculares y diversas rutas a elegir. Esta vez encaminamos la bici hacia la trialera de las Zetas de El Ventorrillo, la estación de Siete Picos y las veredas de Fuenfría.

Ruta difícil para mi nivel técnico, tocó patear en varias ocasiones. Terreno para bicis de doble suspensión, que no es nuestro caso.


Salimos de Cercedilla en la Colonia de San Antonio, dirección Este por la Avda de Manuel González Amezua hacia el GR 10. En vez de torcer a la izquierda y subir por el Camino del Calvario, damos un rodeo por el Camino del Tejar, que coincide en parte con el trazado del GR 10 y transita por el espeso bosque de pinos de El Portazgo.

Llegados a la antigua fabrica de abonos torcemos a la izquierda y regresamos dirección Oeste por un bonito y sencillo sendero que nos lleva hasta la carretera del embalse de Navalmedio, hasta el que llegamos.

Tras cruzar una portilla a la izquierda de la carretera comenzamos la subida por el Camino del Calvario, 2,5 kilómetros al 6,9 % de desnivel medio con los últimos 700 metros al 10,5 %, justo en el tramo donde se encuentra el "Árbol de la Cadena".


Llegados al cruce con la pista que baja de El Ventorrillo dejamos El Calvario y torcemos a la derecha para subir a El Ventorrillo, esta vez con un primer tramo de ligero descenso y luego una suave pendiente que nos deja casi en la carretera.

Justo antes de la barrera sale un sendero a la derecha, cerrado con una pequeña portería de hierro pintada de rojo, supongo que para evitar que entren las motos, o quizás también para las bicis, pero que se rodea perfectamente, lanzándonos por el sendero de detrás de El Ventorrillo.

El placer de la bajada dura poco pues a los 150 metros comienza un terreno roto y peligroso, con grandes rocas, raíces y piedra suelta. Además el sendero se lanza ladera abajo haciendo varias zetas, imposible de bajar en bici, toca pateo durante 700 metros, incluso complicado hacer andando.


Acabada la zona de zetas el terreno se dulcifica y el sendero llanea hacia el Noreste, regresando hacia El Calvario. Tras pasar el Río Navalmedio subimos al Camino de El Calvario regresando unos metros hacia abajo en busca del sendero que recorre la ladera de Los Baldios, hacia los Riscos de la Majada Verde.

Este sendero sale a la derecha de la pista del Calvario según se baja y tiene un firme agradecido que permite rodar cómodo entre helechos y pinos. Al poco de rodar encontramos la fuente de Los Baldios, donde reponer los bidones de agua gastados en El Calvario.

El sendero llanea hasta el Raso del Simón, por donde pasamos al valle de Siete Picos, comenzando la bajada hacia el Arroyo del Pradillo por un sendero disfrutón aunque algo técnico que te obliga a estar alerta en todo momento.

Llegados al Arroyo del Pradillo comienza la subida por el sendero que lo bordea. Duro, a ratos entretenido y disfrutón, con algunos tramos de pateo, pero con un entorno espectacular, nos lleva hasta un puente de madera que cruza el arroyo a la otra vereda.


Aquí comienza la ascensión al Camino del Borracho, que viene desde Camorritos. La subida es dura, 140 metros al 14 % de desnivel medio.

Acabada la subida reponemos fuerzas y bajamos por la pista de nuevo al Río Pradillo, para cruzarlo y comenzar otra durísima ascensión al apeadero de Siete Picos, empujando la bici durante otros 150 metros al 17,5 %, y con un terreno de piedras sueltas que hace difícil incluso andar.

Volvemos a coger fuelle y tras cruzar las vías y subir por una escalera de piedra hasta un sendero comenzamos la bajada hacia La Fuenfría, primero por la pista que acompaña a las vías del "Tren de la Naturaleza" y luego, a la altura de Prado Del Componedor cogiendo un sendero a la izquierda, la Vereda de La Teja, que nos lleva recorriendo un impresionante bosque hasta el Raso de Pedro Morales.

En este punto volvemos a ascender en busca de la Vereda de Enmedio, que recorremos en su tramo más Sur hasta enlazar con las zetas de Las Berceas, también llamadas Vereda de los Encuentros.

Bajamos por lo que queda de las zetas hasta el Arroyo de la Fuenfría, cruzándolo y subiendo a la Carretera de Las Dehesas, por la que llegamos a la Fuente de Majavilán, donde volvemos a reponer agua.


Continuamos la ascensión, esta vez por la pista y por la Carretera de la República, pasando la Calzada Romana y la entrada a la Ducha de los Alemanes, hasta alcanzar El Mirador de los Poetas, donde hacemos la parada de rigor para las fotos (buena excusa para coger de nuevo el aire que nos falta).

Desde aquí ya todo es bajada, primero llegar por la pista al Reloj Solar de Cela y a la Pradera de Navarrulaque, donde dejamos la carretera de la República para cruzar la pradera en dirección Oeste, rodeando el refugio donde encontramos otra fuente y luego lanzándonos sendero abajo hasta cruzar de nuevo la Carretera de la República y unos metros a la derecha coger la Vereda Alta.


Esta senda es bastante trialera y complicada al comienzo, pero luego se suaviza y descendemos rápidamente hasta enlazar otra vez con el sur de la Vereda de Enmedio y llegar al cruce con la Vereda de Galindo.

Se coge la Vereda de Galindo retrocediendo hacia las Dehesas, pero continuando el descenso y esta vez por un sencillo sendero que permite disfrutar de la bajada hasta las zetas de Las Berceas por donde se baja a la Senda del Agua.


Esta senda, señalizada con marcas azules en los árboles se dirige hacia el Sur, primero con alguna rampa de subida, pero luego en una bajada cómoda y limpia hasta la entrada de Cercedilla.

Solo queda cruzar el pueblo callejeando de Oeste a Este poniendo punto final a esta dura y entretenida ruta.

Distancia total : 33.271 Km
Desn. de subida acumulado: 962 m
Desn. de bajada acumulado: 962.6 m
Altura máxima : 1648.6 m
Altura mínima : 1185.2 m

Grado de Dificultad: Dificil
IBP 78

Ver el track en